smarwatch

Seguramente muchos de vosotros ya os hayáis hecho con alguno de los tan de moda relojes inteligentes o smartwatches. Otros seguramente os lo estéis pensando muy seriamente, pero de lo que ya no hay duda es de que estos nuevos gadgets se han convertido en el objeto predilecto para muchos de los amantes de la tecnología.

Ya sea un reloj con Android Wear o el futuro Apple Watch, las dudas para quienes utilizamos en nuestro día a día un automóvil son las mismas. ¿Está permitido usar un smartwatch mientras conducimos? Las autoridades todavía no se han pronunciado oficialmente acerca de este tema, pero siempre es bueno saber qué nos dice la ley para evitar futuros problemas.

¿Es un smartwatch un medio de comunicación?

Si habéis seguido las noticias acerca de estos nuevos dispositivos, sabréis que los smartwatches hacen mucho más que darnos la hora. Se tratan de dispositivos que emparejándolos a nuestros teléfonos móviles nos permiten recibir notificaciones de todo tipo, correos electrónicos e incluso WhatsApp. Es más, incluso podemos responder estas notificaciones gracias a los teclados incorporados de serie en estos relojes.

Otro de los problemas que traen consigo estos smartwatches, es que muchos de ellos se iluminan cuando giramos la muñeca, haciendo que la pantalla se encienda cada vez que movemos el volante. En este caso lo mejor que podemos hacer antes de arrancar el motor, es apagar esta opción, ya que como todos sabemos, convencer a un agente de la autoridad que no estamos utilizando un dispositivo es en ocasiones bastante difícil.

Otro cosa diferente y que además la ley lo permite, sería utilizar estos relojes con nuestra voz al estilo de un manos libres. Si por cualquier razón tenemos que manipular nuestro reloj, y éste permite recibir ordenes mediante comandos de voz, tenéis que saber que estáis amparados por los artículos anteriormente señalados.

Conclusión

Sobre el papel, utilizar un smartwatch mientras conducimos puede parecer que nos facilita las cosas. El poder mirar de un solo vistazo las llamadas o mensajes recibidos en nuestra muñeca nos hace pensar que en realidad no nos estamos distrayendo, pero la realidad demuestra que quitar los ojos aunque sea un segundo de la carretera puede ser fatal. Y es que lo mejor es eliminar las distracciones de cualquier tipo, ya sea nuestro reloj o teléfono móvil, y no solo por evitar la sanción económica que recibiríamos en caso de ser vistos manipulándolos, si no para evitar algo que sería mucho peor que perder unos cuantos puntos de nuestro permiso de conducir.

Advertisements