Las tendencias son algo de extrema importancia en el mercado pues en ello se basa toda la planeación de un mercado para la oferta de sus productos y servicios del año de trabajo y consiguientes, buscando tener con ello una alta demanda de los mismos.

El blanco ha sido, en el mercado de pintura automotriz, un color de suma importancia desde inicio de los años noventa, se ha mantenido como unos de los colores principales desde principios del milenio, y en el 2014 se marcó como el color dominante por cuarto año consecutivo, dominando 29% (más de la cuarta parte) del mercado del cual se desglosa 22% en color sólido y 7% en color perlado, manteniendo las cifras del año anterior.

En segundo lugar, posicionado en el mercado, está el color negro con un 19%, teniendo un decremento mínimo respecto al año anterior, del cual se tienen 6% en color sólido y 13% con efecto. Para cerrar la trinidad que domina el mercado del color automotriz en tercer lugar se encuentra el color plata ocupando 14% del mercado, seguido del color gris con un 12%.

Se encuentra también un segmento específico en el que el blanco no es el color dominante, pues en cuanto al sector de lujo se refiere, autos y SUV, el negro es el color dominante, en parte debido a la elegancia y sobriedad que proyecta el color.

De lo anterior podemos resumir que los colores neutrales son los que dominan el mercado, mientras los colores vivos se encuentran en mucha menor cantidad, siendo los principales en el mercado rojo, azul y amarillo en orden respectivo. Todo esto ha cambiado en gran escala, pues en los años cincuenta los colores predominantes del mercado eran verde, agua y azul, lo que es un gran contraste respecto a los colores neutrales que maneja el mercado hoy día.

Lo anterior no sólo nos informa el comportamiento del mercado en cuanto a colores automotrices se refiere, sino también un poco de personalidades en el mismo, pues los colores tienen mucho que ver con el cliente, se pueden encontrar excepciones pero en general se sigue la misma línea. Por ejemplo, los colores pastel y paletas de color claras demuestran una apreciación por un estilo de vida simple o modesto y el objetivo de este grupo está en los vehículos híbridos, de bajo impacto ambiental, vehículos de alta eficiencia en gasolina y pequeños sedán de lujo.

Por otro lado, los colores brillantes y eléctricos reflejan un estilo de vida acelerado, gusto por los deportes intensos y viajes exóticos con objetivo a vehículos rápidos y deportivos, mientras que los colores con efecto demuestran elegancia casual y calidez y su mercado está en las SUV grandes, automóviles intermedios y marcas tradicionales. Por último, los colores oscuros y terrosos proyectan glamour, y si a estos se añaden tonos coloridos, se añade a la percepción un toque dramático y misterioso.

En resumen, el sector automotriz y los colores que en él se presentan nos ofrecen gran conocimiento del mercado y sus tendencias, mismo que puede ser utilizado a nuestro favor para tener a disponibilidad la tecnología necesaria para el re pintado y el stock de pintura suficiente estimado para mantener el flujo de reparaciones constante.

Fuente de origen: CESVI MEXICO

Advertisements